La cantante habría decidido cancelar en el último momento su participación en la gala de este domingo después de que la organización intentara elegir por ella los temas que debían formar parte de su actuación


Tras una semana complicada, en la que ha tenido que aguantar un sinfín de burlas y críticas en las redes sociales por culpa de algo tan insignificante como un tatuaje , Ariana Grande no estaba de humor para lidiar con las exigencias de los responsables de los Grammy.

Aunque estaba previsto que la cantante se subiera al escenario del Staples Centre de Los Ángeles este domingo para deleitar al público y a los espectadores con uno de sus temas, esos planes parecen haber cambiado en el último momento. 

Según informa el portal Variety, la estrella del pop se habría sentido directamente insultada por los organizadores cuando estos intentaron ‘censurar’ su repertorio, informándole de que no podría cantar su último single ‘7 Rings’. Pese a ese primer desencuentro que marcó las negociaciones, ambas partes se habrían esforzado por encontrar una solución y finalmente acordaron que la canción podría sonar si formaba parte de una especie de popurrí. El problema es que la Academia quería reservarse el derecho a elegir qué sencillos formarían parte de su actuación y esa fue la gota que derramó el vaso para ella.

A Ariana no le habría temblado el pulso a la hora de cancelar su participación en el evento sin importarle aparentemente que esa noche esté nominada en dos categorías -Mejor Actuación Pop por ‘God Is a Woman’ y Mejor Álbum Pop por ‘Sweetener’-, en especial después de enterarse de que a ninguno del resto de artistas que se espera que canten a lo largo de la velada se les habían impuesto tantas condiciones.

Ahora los Grammy se han encontrado en la incómoda situación de haber distribuido ya los anuncios de la gala y de haber puesto las vallas publicitarias con la imagen de la cantante entre las estrellas que participarán en la entrega de premios.

Ariana no ha sido la primera cantante en protagonizar un desacuerdo de estas características con la organización de los Grammy. El año pasado Lorde optó por no actuar tras enterarse de que había sido la única de los cinco nominados a Álbum del Año a la que no se le había reservado un lugar en la gala para cantar en solitario, y en su lugar se le había ofrecido formar parte del tributo a Tom Petty.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here